Viernes, Septiembre 1, 2017

Hoy
LO QUE HAGO HOY OFRECE BENDICIONES AL MUNDO Y A MÍ.

No puedo cambiar el ayer, pero puedo encargarme del día de hoy. Aquí y ahora, tengo la habilidad y la pasión para fijar un nuevo curso en cualquier área de mi vida. No miro hacia atrás a los éxitos o fracasos del pasado. Por el contrario, elijo vivir en el ahora. Creo mi día —momento a momento— con cada decisión, pensamiento, oración y acción que llevo a cabo. Al hacerlo, forjo mi mañana. Lo que comience hoy es una causa que tendrá un efecto futuro.

Avanzo cada día, confiado en que tengo los recursos y las habilidades para expresar vida, sabiduría y amor divinos. Escucho y sigo mi guía según creo mi día. Todo lo que hago ofrece bendiciones al mundo y a mí, un día a la vez, comenzando ahora.

Éste es el día que el Señor ha hecho; y en él nos alegraremos y regocijaremos.—Salmo 118:24