Viernes, Octubre 17, 2014

PIDO LO QUE MI CORAZÓN DESEA Y ME PREPARO PARA RECIBIR EL BIEN DE DIOS.

Me pregunto, ¿qué es lo que realmente quiero en mi vida? Ésta es una pregunta que merece ser ponderada. A veces, quizás espere que Dios me entregue mi bien sin haber tomado en consideración lo que verdaderamente deseo. ¿Cuál es el sueño más grande de mi corazón?

Mi anhelo verdadero tiene su origen en Dios. Cuando reflexiono acerca de lo que quiero hacer, ser y adonde me gustaría ir, el deseo de mi corazón se revela. Puede suceder en un instante o con el tiempo. La clave es preguntar, buscar y esperar pacientemente para recibir claridad. Hoy me pregunto: ¿cuál es mi intención? Dios me habla y me guía por el sendero correcto. Espero las respuestas divinas con anticipación gozosa.

Disfruta de la presencia del Señor, y él te dará lo que de corazón le pidas.—Salmo 37:4