Viernes, Octubre 16, 2015

SOY PACIENTE Y ABORDO LA VIDA UN PASO A LA VEZ.

Cuando pienso en la paciencia, quizás piense en inventores como Tomás Edison, Alexander Graham Bell y Sir Isaac Newton. Ellos demostraron gran paciencia a medida que intentaron repetidamente de crear algo nuevo. ¿Qué les dio esa perseverancia? Posiblemente fue su fe en el resultado. Ellos sabían que lo que hacían era importante y que a la final tendrían éxito. Newton se refirió a esto como “atención paciente”.

Practico la paciencia como parte de amarme a mí mismo y de amar a los demás. Descanso y dejo ir, confiando en que Dios me guía. Doy a mi vida y a mis asuntos “atención paciente” en vez de atención apresurada. Acojo la vida un día a la vez, sabiendo que Dios me guía en cada paso del camino. ¡Persevero y tengo éxito!

Muéstrense pacientes; cuando oren al Señor, muéstrense constantes.—Romanos