Viernes, Octubre 10, 2014

DEJO QUE MI ESPÍRITU SEA LIBRE.

La aurora boreal, conocida también como las luces del norte, es una de las exhibiciones nocturnas más espectaculares de la naturaleza. Cintas de luz verdes y rojas danzan con gracia en el cielo. Este fenómeno me recuerda la grandeza infinita del Espíritu y hace que me dé cuenta de la inmensidad de mi naturaleza espiritual.

El Espíritu en mí es osado y deslumbrante. Mi resplandor interno se expresa con facilidad y naturalidad de maneras creativas, brillantes y hermosas. ¡Permito que mi espíritu sea libre! El Espíritu en mí danza luminoso a través de hasta los momentos más oscuros de mi vida, tal como una cinta de luz sagrada que consagra todo lo que toca y a todos a quienes toca.