Viernes, Noviembre 14, 2014

AL VIVIR EN ARMONÍA, SOY UN AGENTE DE PAZ.

Estoy en armonía con el Espíritu en mente, cuerpo y alma. Al acoger esta verdad y expresarla de manera única, me convierto en un agente de paz en el mundo. El Espíritu es la esencia de mi ser, el YO SOY expresándose a través de mí. Al alinearme con el Espíritu en mi interior, los pensamientos afables llenan mi mente, mi cuerpo disfruta de salud y mi alma conoce su propósito. Si experimento falta de armonía en cualquier parte de mi ser, hago una pausa para centrarme de nuevo en el Espíritu.

En armonía con Dios, influyo en mi medio ambiente de manera positiva. Alineado con el Espíritu —en alma, mente y cuerpo— hablo y actúo partiendo del centro de amor y paz en mi ser.

En Cristo, también ustedes son edificados … para que allí habite Dios en el Espíritu.—Efesios 2:22