Viernes, Marzo 31, 2017

Verdad
IRRADIO LA LUZ DE LA VERDAD.
Un dicho reza que “la fe es ver la luz con tu corazón cuando todo lo que tus ojos ven es oscuridad”. Cuando la vida parece oscura, me dirijo a mi luz interna —la Verdad de mi ser.
Estoy seguro y a salvo en la luz de Dios. Pongo esta presencia radiante primero en mi mente y me siento elevado a un reino que es espacioso, sereno y libre. Cada vez que la vida parezca oscura, acudo a la luz de la Verdad.
Nada puede subyugar este resplandor poderoso. Tomo un momento para visualizarme inmerso en el fulgor divino. Dejo ir y confío en que esta luminosidad interna me revela las respuestas que busco. Estoy sosegado, y tengo mi atención centrada en la luz de la Verdad.
El mismo Dios que mandó que la luz brotara de la oscuridad, es el que ha hecho brotar su luz en nuestro corazón.—2 Corintios 4:6