Viernes, Julio 31, 2015

SOY LIBRE PARA COMENZAR DE NUEVO.

En el mundo legal, los jueces consideran los precedentes —lo que se ha decidido en casos anteriores generalmente tiene influencia en un caso presente. Afortunadamente, las leyes del Espíritu, no las leyes humanas, son las que realmente gobiernan toda manifestación de vida.

Como dijo Thomas Troward, un destacado juez británico: “El principio no está atado a precedentes”. En la Verdad, yo no estoy atado al pasado. Los principios espirituales de amor incondicional, gracia infinita y sabiduría divina me liberan. Puedo elegir un nuevo camino de mayor plenitud, paz y gozo. Acojo nuevos comienzos con una visión positiva. Elevado por mi conciencia de la Verdad espiritual, sé que todo es posible.

Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible.—Mateo 19:26