Viernes, Julio 3, 2015

TENGO FE EN EL PODER DE MIS PENSAMIENTOS.

Jesús utilizó la metáfora de sembrar semillas para explicar el poder de nuestros pensamientos. Él nos enseñó a prestar atención a lo que plantamos, así que examino qué semillas cultivo. ¿Elijo las “malas hierbas” de la duda, el temor, la ansiedad y la preocupación? ¿O siembro aquellas que producirán amor, paz y prosperidad? Elijo semillas saludables. Tengo fe en que mis pensamientos positivos producirán lo que deseo.

Elijo semillas de compasión, amor, y bondad. Les niego poder a las “malas hierbas” al afirmar y declarar que Dios es mi fuente de sabiduría —más grande que cualquier situación o reto en mi vida. Mi fe refleja gozo, salud y prosperidad. ¡Mi vida florece como un hermoso jardín de verano!

Conmigo están el consejo y el buen juicio. Yo soy la inteligencia, y mío es el poder.—Proverbios 8:14