Viernes, Julio 25, 2014

ACTIVO EL PODER SANADOR DEL AMOR DIVINO.

El amor sana. El amor es una energía que armoniza cualquier discordia en mí o en el mundo. Es una luz que revela la verdad de mi salud. El amor divino, el cual está presente en todas partes, es la naturaleza y la esencia de mi ser.

Al dirigirme a mi interior, reconozco y activo el poder del amor de Dios en mí, el cual afirma y restaura la vida. Merezco disfrutar de la salud y perfección física inherentes en mí. Atraigo la salud cuando adopto prácticas de cuidado personal y tomo decisiones que mejoran mi vida en todo sentido.

Cuando me establezco en la conciencia del poder rejuvenecedor del amor, expreso al máximo la verdad de mi salud y bienestar esenciales todos los días.