Viernes, Julio 24, 2015

ABRO MI MENTE AL PENSAMIENTO INSPIRADO POR DIOS.

Hoy me pregunto, ¿cómo voy a elegir vivir este día? El poder del libre albedrío es mío hoy y todos los días del año. Tengo la libertad para elegir cómo pensar, cómo pasar mi tiempo y cómo afrontar la vida. A veces, puede que me sienta restringido. De ser así, lo único que necesito hacer es cambiar mi pensamiento. La libertad, en gran parte, es asunto de enfoque. Por ende, puedo ajustar mi punto de vista para ver la vida desde otra perspectiva. ¡Estoy a cargo de mis pensamientos y de mi libertad!

Elijo tener pensamientos de expansión que me permitan ver más allá de cualquier limitación. Abro mi mente al pensar inspirado por Dios. Al combinar mi imaginación con mi fe, veo posibilidades que nunca antes vi.

La ley del Espíritu que da vida en Cristo Jesús, te liberó.—Romanos 8:2