Viernes, Febrero 26, 2016

Perdonar

AL DEJAR IR LO QUE NO NECESITO, DISFRUTO DE NUEVO PODER.

Siento gran poder y libertad cuando dejo ir lo que ya no es para mi mayor bien. Debo dejar ir para poder avanzar. Continuar reviviendo acontecimientos antiguos y desagradables es morar en la desesperanza.

Por el contrario, tomo una decisión diferente. Suelto y dejo ir el pasado, liberándome de pensamientos infelices y opresivos. La luz del Cristo se expresa en mí y por medio de mí como salud, paz y bienestar.

Al hacer a un lado lo que me agobia, soy libre para hacer lo que soy llamado a hacer. Me siento fresco y rejuvenecido. Soy flexible y pienso en avanzar. Una nueva conciencia ha despertado con respecto a quien soy y por qué estoy aquí. Al dejar ir lo que no necesito, nuevo poder se desata en mí.

El vino nuevo debe echarse en odres nuevos. Así, tanto el vino como los odres se conservan.—Lucas 5:38