Viernes, Enero 27, 2017

Gozo
EL GOZO DE DIOS LLENA MI CORAZÓN.
Porque estoy enraizado en la realidad eterna de Dios, nada logra disminuir mi gozo. Sé que nadie puede quitarme esta presencia interna resplandeciente. El gozo encuentra un hogar en mi corazón e irradia desde lo profundo de mi ser para iluminar y bendecir cada rincón y aspecto de mi vida.
Cualquier obstáculo en el camino ante mí es allanado por la alegría divina que llena mi corazón. Mi capacidad de gozo es ilimitada, así que lo comparto libremente con los demás. Al regalarlo en una sonrisa, una palabra amable o una acción considerada, mantengo un fluir ininterrumpido de felicidad.
Mi gozo es libre e infinito, y puedo expresarlo en el mundo para el beneficio de todos.
El reino de Dios no es cuestión de comida ni de bebida, sino de justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.—Romanos 14:17