Viernes, Diciembre 8, 2017

Perdonar
APRECIO MI CAPACIDAD INNATA PARA PERDONAR.

Cuando practico el perdón personal, me libero de las cadenas que me han mantenido atado al pasado y me alineo con la visión crística. Eso abre el camino para ver la gloria que me rodea y que me llena. Tomo un momento ahora para apreciar mi capacidad de perdonar y soltar. La decisión de dejar ir el pasado es mía y nadie puede quitármela o prevenirla.

Gracias al perdón, estoy receptivo a Dios. Ya no me distraigo con el mundo externo porque estoy alineado a la presencia divina. Me perdono por haberme aferrado a creencias falsas acerca de quién soy. Dejo ir el pasado.

Una comprensión nueva y radiante de mi naturaleza verdadera reemplaza toda convicción antigua e inútil.

Pero en ti hallamos perdón, para que seas reverenciado.—Salmo 130:4