Viernes, Diciembre 16, 2016

Meditación
AL MEDITAR EN LA PRESENCIA DE DIOS EN MÍ, ENCUENTRO PAZ.
Una noche después de que Jesús había estado predicando, sus discípulos lo despertaron llenos de pánico porque se había desatado una tormenta. Jesús se despertó y, con una simple orden, calmó los vientos y las aguas.

Tú dominas la violencia del mar; cuando sus ondas se agitan, tú las sosiegas.—Salmo 89:9