Viernes, Agosto 26, 2016

Aceptación
LA LUZ RESPLANDECIENTE DE MI DIVINIDAD ILUMINA MI HUMANIDAD.
Acepto todo aspecto de mi humanidad porque soy un canal que ofrece la luz divina al mundo. Me aseguro de que mis pensamientos y acciones estén infundidos con amor y sabiduría dirigiéndome primero a la presencia crística en mi interior.

Hago a un lado cualquier juicio, opinión o barrera que el mundo pueda tratar de adjudicarme. Comprendo que las decisiones y acciones que parecieron ser errores o fracasos fueron parte del camino que me ayudó a conocer mi divinidad más plenamente.

Crezco espiritualmente. Evoluciono. Nada acerca de mi ser humano puede bloquear la luz de la Verdad que busca resplandecer en mi vida. Mis pensamientos celebran mi humanidad a medida que reflejo a Dios en el mundo.

En ella estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad.—Juan 1:4