Viernes, Agosto 22, 2014

DEJO IR Y RECIBO UNA NUEVA EXPERIENCIA.

Aveces enfrentamos situaciones que parecen estar fuera de nuestro alcance. Mas si nos preocupamos constantemente, sin darnos cuenta, nos aferramos más al problema y obstruimos el camino hacia la solución.

Para superar la situación, hemos de entregar el desafío a Dios y abrirnos a una nueva experiencia. Al dirigirme al Poder que siempre obra para bien en mí y en todo, siento libertad y disfruto de claridad.

Tengo fe en lo Divino —sé que nada es imposible para Dios. Suelto lo que no puedo cambiar, pregunto qué es lo que me corresponde hacer y oro para tener el valor de actuar según mi guía. Al dejar ir y dejar a Dios actuar, me alineo con las respuestas correctas.