Sábado, Octubre 25, 2014

DIOS ES MI CONSUELO MORADOR.

Los salmistas a menudo se refieren a Dios como la fuente de refugio y consuelo. En tiempos de tribulación, yo también acudo al Espíritu. Dios siempre está conmigo como un amigo fiel.

Sé, sin lugar a dudas, que Dios está conmigo tanto en la alegría como en la tristeza, y eso me brinda paz. Aun en medio de la adversidad, no estoy solo ni separado de Su amor incondicional.

Si siento ansiedad, inseguridad o inquietud, me conecto a mi Fuente de vida y amor mediante la oración. Siento gratitud por cada aliento que tomo y por cada latido de mi corazón. La Presencia de paz y consuelo llena todo mi ser. Estoy receptivo al amor de Dios, mi apoyo morador.

Aumentarás mi grandeza y volverás a consolarme. —Salmo 71:21