Sábado, Junio 28, 2014

Dejar ir

DEJO IR Y PERMITO QUE LA LUZ DE DIOS RESPLANDEZCA.

Si me siento agobiado por las responsabilidades, analizo si es que he asumido las obligaciones de otros. ¿Me siento responsable por su éxito y bienestar? Dios es la única Fuente, disponible para satisfacer las necesidades de todo el mundo. Cada uno de nosotros tiene acceso a la sabiduría, fortaleza, creatividad, comprensión y amor divinos. Dios tiene una relación personal con cada uno de nosotros.

Oro por mis seres queridos y los libero al camino de su mayor bien. Me enfoco en mi relación personal con lo Divino. Al reconocer el poder de Dios en las personas a mi alrededor y en mí, dejo ir y veo que Dios resplandece a través de todos nosotros.

Pueblos todos, ¡confíen siempre en Dios! ¡Vacíen delante de él su corazón! ¡Dios es nuestro refugio! —Salmo 62:8