Sábado, Junio 20, 2015

ME ABRO A LA PAZ Y ENVÍO AMOR AL MUNDO.

Visualizo el mundo como una comunidad en la cual todas las personas viven en armonía y demuestran respeto y confraternidad. Imagino un mundo donde la paz se extiende más allá de las fronteras. Celebramos nuestras diferencias —como si fueran la sazón que nos hacen únicos e interesantes.

Vigilo la manera cómo apoyo u obstaculizo mi visión de la paz. Cultivo la armonía y el amor en mí, y oro para que el Espíritu resplandezca a través de mí. Tengo fe en lo Divino en cada persona, y dejo ir las diferencias personales. Con mi atención centrada en la paz y el amor, trato a los demás con bondad, dignidad y respeto. Honro la diversidad y promuevo la paz del mundo.

Deseo que Dios el Padre, y el Señor Jesucristo, les den paz, amor y confianza a todos.—Efesios 6:23