Sábado, Agosto 23, 2014

EMANO PAZ HACIA TODO EL MUNDO.

Comienzo mi día sintiendo gratitud por la paz del Espíritu en mí. Valoro la paz y la veo como un regalo que puedo compartir. Para que la paz sea la experiencia de nuestro mundo, los que tenemos esta visión debemos señalar el camino.

Estoy dispuesto a ser el cambio que deseo ver, así que practico vivir afablemente y nutro la esencia apacible de mi alma. La meditación y oración diarias me ayudan a sentir sosiego, aun en situaciones difíciles. Cuando vivo partiendo del centro de armonía en mí, escucho a otros con compasión y me identifico naturalmente con ellos con receptividad y aceptación. Mi presencia proporciona calma en vez de inquietud. Mi paz resuena con los demás creando una ola de paz para todos.