Palabra diaria – Martes, 24 de junio 2014

Con energía y fortaleza silenciosas, espero.

La paciencia significa confiar en que todo se desenvuelve como debe – aun cuando los resultados parecen tomar más tiempo de lo esperado. Si equipara la paciencia con ser pasivo, podría tratar de forzar un resultado para sentir que estoy progresando. Pero al igual que un agricultor no puede hacer que la cosecha crezca preocupándose, yo tampoco tengo resultados beneficiosos inquietándome o actuando impulsivamente.

La paciencia tiene una energía silenciosa que restaura y fortalece. Niego poder a cualquier sentimiento de duda y, mientras espero, oro. Al vivir en el momento, cultivo una fe callada y paciente, y permanezco receptio al bien que afirmo.

Fortalecidos… para que puedan sorportarlo todo con mucha paciencia. – Colosenses 1:11