Palabra diaria – Jueves, 26 de junio 2014

IRRADIO VIDA VIBRANTE.

Para disfrutar de una salud óptima, consumo alimentos nutritivos y saludables, hago ejercicio y tomo tiempo para la renovación y la quietud. Hacer esto me hace sentir bien en el momento y rinde beneficios para mis años futuros.

Mi cuerpo saludable sabe exactamente qué hacer, y yo lo apoyo. Digo palabras alentadoras acerca de mí mismo, en vez de palabras de crítica o temor. Bien sean positivos o negativos, los pensamientos y las palabras que ingiero también alimentan mi cuerpo. La autocharla positiva apoya y llena de vigor mi intención de mantener una salud corporal vibrante. Estoy consciente de mi salud física y espiritual. Resplandezco maravillosamente con luz, vida y vigor.

Deseo … que tengas salud, así como prospera tu alma.— 3 Juan 1:2