Miércoles, Septiembre 17, 2014

LA VIDA SE EXPRESA A TRAVÉS DE MÍ COMO SALUD Y PLENITUD.

Profundizar mi práctica espiritual aumenta mi habilidad de ver más allá de cualquier condición hacia la perfección subyacente en toda la creación.

Si experimento enfermedad, puede que sienta síntomas incómodos o limitantes. Mas aun en medio de esta experiencia, medito en el principio divino de la Vida. Reclamo vitalidad y, con visión espiritual, veo que se expresa en mí como salud y plenitud.

Con percepción y sabiduría, sé cuándo buscar ayuda médica y cuáles decisiones son las correctas para mí. Mantengo mis pensamientos asidos al poder y la presencia de la Vida en mí. Mi cuerpo y mente manifiestan plenitud y salud.