Miércoles, Octubre 29, 2014

MI GRATITUD ABRE LA PUERTA A LA ABUNDANCIA.

La alabanza y la acción de gracias tienen el poder de aumentar nuestra experiencia de bien. Charles Fillmore escribió que “la alabanza y dar las gracias derriten el corazón más endurecido y a menudo abren la puerta a la hospitalidad más sorprendente”. El salmista conocía el poder inherente en la acción de gracias, y por eso, “alaben al Señor” es repetido frecuentemente en los Salmos.

Reconozco el poder de esta enseñanza y la aplico en mi vida. Alabo mi cuerpo y disfruto de mayor energía, salud y vitalidad. Pago mis cuentas con gratitud y experimento el fluir divino del dar y recibir. Bendigo a otros y abro la puerta a un amor y una armonía mayores en mi vida. La gratitud abre de par en par la provisión infinita del Espíritu.

Después harás fiesta por todos los bienes que el Señor tu Dios te ha dado.—Deuteronomio 26:11