Miércoles, Octubre 22, 2014

HAGO UN CAMBIO HACIA UNA PERSPECTIVA ESPIRITUAL MÁS ELEVADA.

No puedo mover un automóvil con una transmisión manual a menos que la palanca de cambios esté en el sitio correspondiente para avanzar. De no ser así, me quedaría sin ir a ningún lugar. Aferrarme a una actitud de insistencia o resistencia acerca de una situación en mi vida tampoco me lleva a ninguna parte. Oro para tener la sabiduría y la claridad para saber cómo y qué cambiar.

Si deseo superar la culpa, el disgusto o la frustración, ajusto mi actitud, dejo ir y perdono. Utilizo mi energía de manera positiva, alentadora y edificante; esperando lo mejor de mí y de los demás. Estos cambios me ayudan a lograr una perspectiva espiritual más elevada y me impulsan constantemente hacia adelante.

No depende del ejército, ni de la fuerza, sino de mi Espíritu, dice el Señor todopoderoso.—Zacarías 4:6