Miércoles, Octubre 14, 2015

EN UNA ORACIÓN DE GOZO, AFIRMO SALUD Y PROSPERIDAD PARA TODOS.

Siento gratitud cuando los amigos me piden que ore con ellos. Unirme a otros en oración es un privilegio y un honor. Tomo a cada petición de oración con respeto y consideración. Al centrar mi mente y mi corazón en el Espíritu, veo los atributos divinos inherentes en cada persona y situación. Mi enfoque en el bien convierte cada oración en una expresión de gratitud.

Donde parece haber necesidad de curación, afirmo salud. Donde parece haber escasez, afirmo prosperidad. Si parece haber confusión o duda, me afianzo en la fe y doy gracias por sabiduría, guía y comprensión para todos.

Siento gratitud por cada oportunidad que tengo para ser una presencia fervorosa y compasiva en el mundo.

Oramos siempre por ustedes … y los trabajos que realizan movidos por su fe.—2 Tesalonicenses 1:11