Miércoles, Octubre 11, 2017

Creer
MIS CREENCIAS DIRIGEN MI ENFOQUE Y DAN FORMA A MIS EXPERIENCIAS.

Una creencia es más que pensar en algo y desear que sea así; es una fuerza magnética que atrae según su género. Creer en los canales temporales del mundo, mantiene mi atención en las condiciones transitorias y hace que experimente oleadas de felicidad o de frustración. Edificar mi fe en el Espíritu mantiene mi atención centrada en las bendiciones en mi vida.

Aunque la economía del mundo cambie diariamente, mantengo mi enfoque en el bien infinito que fluye gracias a mi relación personal con Dios. Tengo presente que ninguna persona o institución es la fuente de mi bien. Dios es amor y ese amor es la esencia de cada uno de nosotros. Con mi atención enfocada en el amor que soy, fomento el bienestar a mi alrededor.

Pero Jesús, que oyó lo que decían, le dijo al jefe de la sinagoga: “No temas. Sólo debes creer.”—Marcos 5:36