Miércoles, Noviembre 15, 2017

Mentor
MOTIVAR Y CUIDAR A LOS DEMÁS ME PROPORCIONA GOZO.

A lo largo de nuestras vidas conocemos personas que nos impactan de manera significativa. Recibimos su sabiduría y conocimiento gracias a las experiencias que voluntariamente comparten para ayudarnos.

Yo también puedo ofrecer una mano amiga como mentor. Tengo presente que ayudar a mis congéneres es una responsabilidad sagrada. Soy paciente, amable y considerado. Ofrezco mi conocimiento, siempre alentando a otros a que desplieguen sus alas y avancen con fe. Aprender y crecer espiritualmente se hace más fácil cuando tenemos confianza en nosotros mismos. A medida que veo cómo las personas a las que he ayudado tienen éxito y crecen, me lleno de alegría y gratitud por la oportunidad que he tenido de prestar servicio.

Dale al sabio, y se hará más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber.—Proverbios 9:9