Miércoles, Julio 26, 2017

Dejar ir
DEJO IR EL PASADO Y AVANZO OSADAMENTE HACIA MI MAYOR BIEN.

Cuando dejo ir algo, puede que sienta alivio por ya no estar aferrado a ello. Sin embargo, preocuparme e inquietarme puede traer de nuevo aquello que pensé que había dejado ir.
Hoy declaro mi libertad. Afirmo que poseo la fortaleza necesaria para dejar ir. Tengo una conciencia innata y profunda de la libertad que ya es mía. Me paro firme en mi fe y en mi comprensión de que puedo dejar ir lo que no es para mi mayor bien. Lo suelto ahora, sabiendo que el Espíritu es mi consuelo y mi fortaleza.
Dios en mí me dirige hacia nuevas maneras de comprensión y satisfacción. He sido creado con un propósito divino. Al soltar lo que no apoya dicho propósito, avanzo libremente hacia él expresando mi verdadera naturaleza.
Nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido.—Mateo 19:27