Miércoles, Julio 23, 2014

LA LUZ DE UN NUEVO DÍA AMANECE EN MI CONCIENCIA. CAMINO SERENO Y SEGURO.

Unámonos en oración para traer a manifestación la luz espiritual, la cual iluminará nuestros caminos en los días venideros. En la simbología de las Santas Escrituras, un nuevo día representa un grado de desarrollo en conciencia espiritual. Cuando la luz de un nuevo día amanece en nuestra conciencia, disipa cualquier condición de oscuridad espiritual que pudo haberla precedido, así como la salida del sol luego de la madrugada disipa la noche y hace que todo sea claro y hermoso.

Cuando un nuevo día amanece en nuestra conciencia, toda incertidumbre desaparece. Vemos ante nosotros oportunidades para manifestar nuestro bien, para hacer el bien, para amar a Dios con todos nuestros corazones, nuestras mentes y nuestras fuerzas.