Miércoles, Julio 22, 2015

AL ESTAR RECEPTIVO A LA VIDA, MI BIEN ES ILIMITADO.

Los fotógrafos miran a los objetos y sujetos desde muchos ángulos. Se mueven a la derecha, a la izquierda, arriba, abajo; gatean por el piso y se montan sobre cosas para ver desde diferentes contornos. Ellos permiten que la curiosidad sea su guía. Revelan la Vida de maneras únicas y hermosas.

Utilizo mi curiosidad con la intención de explorar nuevas perspectivas. Cuando me preparo para encontrarme con alguien o para una nueva actividad, voy al encuentro con ilusión. La curiosidad me ayuda a encontrar la mejor solución, ya sea en asuntos nuevos o rutinarios. Abro mi corazón y mi mente para ver más allá de lo que ya conozco y espero. Esta actitud de receptividad hace que mi bien sea ilimitado.

Él hace cosas grandes e incomprensibles, maravillosas y sin número.—Job 9:10