Miércoles, Julio 15, 2015

EL PODER SANADOR DE LA ORACIÓN ME RENUEVA.

Por miles de años, los sanadores han utilizado el poder de la oración para rejuvenecer la mente, el cuerpo y el espíritu. Hoy, aunque tenemos muchos remedios científicos disponibles, la oración continúa siendo vital para sanar.

Cada día afirmo mi verdad: La salud perfecta es mi herencia divina. Puede que lo repita varias veces al día, como la cofundadora de Unity Myrtle Fillmore nos enseñó. Al meditar, visualizo la presencia de Dios como una luz cálida que fluye en mí y por medio de mí, restaurando cada célula de mi ser. Parte de la curación es perdonar —a mí mismo y a los demás— por cualquier pensamiento, palabra o acción que haya causado dolor. Gracias, Dios, por el poder renovador de la oración.

Si ustedes creen, todo lo que pidan en oración lo recibirán.—Mateo 21:22