Miércoles, Febrero 4, 2015

PLENAMENTE PRESENTE, VIVO EN UNA BENDICIÓN CONTINUA.

Puede que a veces me arrepienta del pasado o me preocupe por el futuro. Sin embargo, sé que hacerlo no me ayuda. En realidad, el momento presente es lo único que existe; así que elijo vivir plenamente en el ahora. Comienzo por apreciar a mi familia, mis amigos, mi trabajo y la belleza de la naturaleza. Me doy cuenta de que mis pensamientos y mis acciones me han traído a este momento y a sus bendiciones.

Las semillas que sembré en el pasado mediante mis pensamientos, acciones y oraciones han dado sus frutos. Ahora siembro ideas de felicidad, abundancia y amor para cosechar gozo, prosperidad y aprecio. Al vivir plenamente en el momento presente, soy bendecido.

Éste es el día que el Señor ha hecho; y en él nos alegraremos y regocijaremos.—Salmo 118:24