Miércoles, Febrero 3, 2016

¡MI DETERMINACIÓN ESTÁ SÚPER CARGADA DE FE!

Un mes entrado el Año Nuevo, mantengo mi determinación a medida que avanzo hacia el logro de mis metas. Cuando mis aspiraciones e ideas para mejorar mi vida llegaron a mí por primera vez, me sentí lleno de fe. Hoy infundo esa fe con energía. Sé que las ideas divinas no habrían venido a mí sin un camino para su cumplimiento.

Mis pasos son guiados por Dios. Recibo la claridad que necesito para lograr lo que estoy decidido a hacer. Al orar, visualizo que mis metas ya han sido logradas. Puede que sienta alivio, orgullo y gozo porque mis sueños se han convertido en realidad.

Mi energía es fuerte y mi fe lo es todavía más. ¡Mi determinación es osada y vibrante porque recuerdo que con Dios todo es posible!

Encomienda al Señor tus acciones, y tus pensamientos serán afirmados.—Proverbios 16:3