Miércoles, Enero 14, 2015

CON VALENTÍA DE ESPÍRITU, VOY EN POS DE MIS SUEÑOS.

Ya sea que desee mudarme al otro lado del país o escribir un libro, sé que puedo hacer de mis sueños una realidad. Los sueños son ideas en la Mente de Dios. Ellos surgen en mi corazón porque soy un ser espiritual siempre en desarrollo. Le presto atención a mi corazón y prosigo con valentía hacia el cumplimiento de mi visión —poniendo mis pensamientos, sentimientos y palabras en acción.

Al ir en pos de mis sueños, siento gozo, paz y libertad. Si en algún momento dudo de mí mismo, avivo mi fe con oración. Afirmo con valentía los deseos de mi corazón y procedo un paso a la vez. ¡Cumplo mis sueños con valentía de Espíritu!

Se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con valentía, confiados en el Señor, el cual daba testimonio de la palabra de su gracia.—Hechos 14:3