Miércoles, Diciembre 13, 2017

Consuelo
ENCUENTRO CONSUELO EN LAS MARAVILLAS DE DIOS A MI ALREDEDOR.

A veces, los retos o preocupaciones parecen obstaculizar mi camino, causando frustración y tristeza y evitando que yo aprecie las bendiciones que Dios me ha dado. Cuando esto ocurre, tomo tiempo para aquietarme. Me sereno y percibo la paz del Silencio. Dios está conmigo.

Visualizo esos lugares y momentos hermosos que llenan mi corazón y mente de asombro. Disfruto del aroma de las flores, observo a las aves y los animales —ello pone una sonrisa en mi rostro. Mientras más me doy cuenta de las maravillas a mi alrededor, más vienen a mi mente. La lista es infinita. Los regalos asombrosos de Dios me llenan de fortaleza, confianza y gozo. Voy en pos de mi bien, disfrutando de las maravillas de Dios por doquier.

En mi aflicción, ellas son mi consuelo; pues tu palabra me infunde nueva vida.—Salmo 119:50