Miércoles, Agosto 26, 2015

LAS IDEAS DIVINAS ME PROSPERAN Y ME BENDICEN.
En el plano espiritual, la abundancia es un océano infinito. Ésta fluye en mi vida en proporción a lo que estoy listo para aceptar en conciencia. Puedo servirme de este océano de potencial absoluto usando un dedal, una cubeta o una tubería.

Toda la riqueza de Dios espera por mí por mi voluntad de aceptarla y experimentarla. Estoy completamente receptivo a las ideas divinas de abundancia que me empujan hacia adelante y me brindan un sentido de propósito. ¡Recibo inspiración para lograr grandes cosas! Disfruto de una energía nueva y vital. Actúo con valor según la guía divina y logro resultados positivos, edificantes y prósperos. Acepto y recibo con gozo un océano infinito de abundancia. ¡Siento gratitud por las ideas divinas que me prosperan y bendicen!

En todo lo que hace, prospera.—Salmo 1:3