Miércoles, Agosto 20, 2014

EL ESPÍRITU DE DIOS EN MÍ DA ESTÍMULO A MIS COMPROMISOS.

Los compromisos me vinculan en mente y corazón a personas, aspiraciones y metas. Cuando me doy de todo corazón a una relación, un empleo o un plan, lo hago bien; sin embargo, cuando mi primer compromiso es centrarme en Dios, traigo una medida mayor de amor, comprensión e imaginación a cualquier compromiso.

Por tanto, si determino hacer todo lo posible en una relación nueva o en una de largos años, primero hago el compromiso de centrarme en Dios en mente y corazón. Llevo amor y compasión a toda interacción con los demás. Si comienzo una clase o un empleo nuevos o si continúo los que ya he empezado, primero hago el compromiso de centrarme en Dios con mente y corazón.