Martes, Septiembre 30, 2014

IRRADIO PAZ HACIA EL MUNDO.

Hoy, en mi meditación, imagino que toda la creación respira paz —toda persona, animal y planta. Con cada aliento que tomo, traigo paz a mi cuerpo, sintiendo que ésta infunde cada átomo de mi ser. Inhalo y exhalo serenidad y sé que la llevo conmigo dondequiera que voy.

Debido a que mi mente está enfocada en la paz, la encuentro en todo tipo de situación. La paz entra a cualquier lugar antes de que yo lo haga y deja una estela detrás de mí cuando me voy. Todo lo que hago está infundido con paz: mi trabajo, mis interacciones con los demás y mi tiempo a solas. Mi vida es una meditación de paz. Callada e intencionalmente utilizo mi respiración para saturar mi mente, corazón y perspectiva de paz.