Martes, Septiembre 23, 2014

CADA EXPERIENCIA ES MI MAESTRA. ESTOY RECEPTIVO A APRENDER.

Aveces puede que olvide quién soy, que tengo acceso inmediato a la Inteligencia Divina o que soy uno con el Amor Divino. En esos momentos, quizás me sienta confundido o frustrado, mas sé que esto forma parte de mi experiencia humana.

Cada vez que olvido quién soy, acepto la oportunidad de recordarlo de nuevo. Abro mi mente y mi corazón, y presto atención a la sabiduría copiosa del universo. Quizás una pausa fervorosa o una conversación con un amigo me recuerde mi naturaleza divina. Lo más importante es que permanezco receptivo y dispuesto a aprender.

Veo mis experiencias de vida como oportunidades continuas para recordar que nunca estoy separado del reino de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *