Martes, Octubre 20, 2015

AL MORAR EN LO SUBLIME EXPERIMENTO LA PRESENCIA DE DIOS.
Algunos momentos en la vida son más que hermosos —son sublimes. El filósofo alemán Arthur Schopenhauer dijo que experimentamos lo sublime cuando tomamos conciencia de nuestra unidad con la naturaleza. Al apreciar el mundo a mi alrededor, encuentro lo sublime.

Comienzo notando colores y detalles placenteros. Cuando una flor llama mi atención, tomo un momento para mirarla con más detenimiento. Noto líneas delicadas, salpicaduras de polvo dorado y motas blancas. Pétalos aterciopelados y en espiral llevan mi vista hacia el interior. Los bordes externos de la flor se expanden y veo la presencia del Espíritu. Esta Presencia infunde a la flor y a mí. Experimento la Unidad sublime que comparto con toda expresión de vida.

Ya han brotado flores en el campo, ha llegado el tiempo de los cantos.—Cantares 2:12