Martes, Octubre 14, 2014

¡DIOS FLUYE EN MÍ Y POR MEDIO DE MÍ!

Soy una expresión de Dios. Soy amor, paz, poder y vida. Soy todo esto y más. Soy uno con Dios, y por lo tanto, uno con la esencia que Dios es. Guiado por una luz interna, me dirijo a mi interior en oración y busco maneras de expresar la esencia de Dios en mi vida.

Atento a la guía tierna de Dios, aprendo a tratarme con calidez y cuidado. Al practicar la paciencia, la bondad y el amor conmigo mismo y con los demás, comparto la esencia de Dios con el mundo.

Cuando vivo partiendo de esta esencia divina, la aprecio en los demás y adopto una vida de bien. Oro para ser un canal por medio del cual los demás sientan la esencia de Dios y la conozcan a plenitud.

De su plenitud recibimos todos, y gracia sobre gracia.—Juan 1:16