Martes, Noviembre 22, 2016

Gozo
EL GOZO ES PARTE INTEGRAL DE QUIEN SOY.
En mí existe el potencial de un gozo que, si se lo permito, puede infundir cada aspecto de mi vida. Es una alegría apacible que centra y calma mis emociones, y que irradia de mí para alentar y bendecir a todos a mi alrededor.

Dicho gozo exuberante no puede ser contenido; burbujea como risa, canción o el deseo de bailar. Esta energía pura es el resultado directo de un poder interno que no puede ser suprimido. En momentos retadores, el gozo morador me recuerda que no importa lo que esté sucediendo a mi alrededor, siempre hay esperanza y una razón para seguir adelante. En cualquier forma que surja, el gozo es parte integral de quien soy.

El Señor es mi poderoso protector; en él confié plenamente, y él me ayudó. Mi corazón está alegre; cantaré y daré gracias al Señor.—Salmo 28:7