Martes, Mayo 5, 2015

CONTINÚO CRECIENDO EN CONCIENCIA ESPIRITUAL.

Como adulto, he dejado de crecer físicamente; sin embargo, tengo muchas oportunidades para crecer emocional y espiritualmente. Estar dispuesto a considerar nuevas ideas es la clave para mi crecimiento. Una planta crece bajo las condiciones y el sustento apropiados. De manera similar, crezco cuando nutro mi mente y espíritu.

Oro y medito con regularidad. Leo libros y artículos edificantes. Tomo parte en clases y talleres que me ayuden a expandir mi comprensión espiritual. Tengo presente los hallazgos afortunados y hermosos en mi vida. Aprendo a observar mis sentimientos y pensamientos, mis acciones, reacciones y respuestas. Amplío mi conciencia de lo que está a mi alrededor y en mí. ¡Sé que Dios está en todo!

El niño crecía y se fortalecía, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios era sobre él.—Lucas 2:40