Martes, Marzo 10, 2015

MI COMPRENSIÓN DEL ESPÍRITU ESTÁ SIEMPRE EN DESARROLLO.

Una semilla de girasol contiene el patrón de la bella planta en la que se convertirá cuando llegue el verano. La semilla germina, el tallo y las hojas crecen y una reluciente flor brota con nuevas semillas. El proceso de evolución continúa.

Soy el resultado del cambio y el crecimiento de mi conciencia. El plan para mi crecimiento, la semilla de divinidad, es la conciencia crística. Permito que lo Divino se expanda en mis pensamientos y transforme mis creencias. Crezco, sano y prospero sostenido por el poder ilimitado del Espíritu. Soy uno con la vida, la abundancia y el amor perfectos. Consciente de mi ser verdadero, evoluciono tal como lo hace un bello girasol.

Este mensaje está creciendo y dando fruto … igual que ha sucedido entre ustedes desde que oyeron hablar de la bondad de Dios.—Colosenses 1:6