Martes, Junio 27, 2017

Consuelo
MI CONCIENCIA DE DIOS ME PROPORCIONA CONSUELO Y FORTALEZA.

El observar cómo un río serpentea alrededor y por encima de los obstáculos aquieta mi mente y me proporciona paz. Mi vida es como ese río, avanzo de manera estable, abriéndome camino a través de los aparentes obstáculos.

Si se presentan circunstancias imprevistas, me detengo por un momento y descanso mi mente y corazón en una conciencia de Dios. En este lugar sereno, recibo consuelo. Siento la presencia de Dios conmigo. Sé que ésta me ayuda a superar sentimientos de pérdida o temor, llevándome a un lugar de paz y fortaleza en mí. Aunque el río de mi vida puede que no siempre esté libre de obstáculos, siempre está lleno de Dios. Doy gracias porque mi conciencia de Dios me proporciona consuelo y fortaleza.

Cuida tu corazón más que otra cosa, porque él es la fuente de la vida.—Proverbios 4:23