Martes, Junio 20, 2017

Guía
LA MENTE DE DIOS ME ILUMINA. SOY SABIO, VALEROSO Y CONFIADO.

Tal vez me sienta inseguro acerca de la dirección de mi vida y las decisiones que tomo. Al tomar conciencia de los sentimientos de ansiedad y vulnerabilidad que acompañan la incertidumbre, hago una pausa. Aun un intervalo breve me ayuda a centrar mi mente y abrirla a posibilidades mayores.

Cuando mi mente se acalla, todo mi ser está tranquilo y listo para recibir inspiración. En el espacio mental que disfruto ahora, la guía del Espíritu se hace presente. Así como la luz del sol alumbra el cielo nocturno para convertirlo en mañana, la mente de Dios me ilumina. En el Silencio percibo la sabiduría que mora en mí. Me siento sereno y satisfecho sabiendo exactamente lo próximo que he de hacer.

Transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios.—Romanos 12:2