Martes, Agosto 5, 2014

MIS INTENCIONES DAN FORMA A MI EXPERIENCIA.

Mi vida se desenvuelve con más uniformidad cuando pongo las bases necesarias. Comenzar mi día con una intención clara centra mi energía y dirige mis actividades. La intención es como la luz de un rayo láser que me guía a través de cualquier incertidumbre. Lo que tengo que lograr puede parecer abrumador, pero al alinearme con mi intención, prosigo con facilidad.

Clarifico mis intenciones haciéndome las siguientes preguntas: ¿Quién estoy dispuesto a ser hoy? ¿Qué cualidades me ayudarán a tener éxito? ¿Deseo ser agradecido y valeroso, estar presente y sentir entusiasmo? Una vez que defino mi intención, me ocupo de mis tareas con confianza. Tengo todo lo que necesito para acoger el día con facilidad y gracia.