Martes, Agosto 22, 2017

Prestar servicio
SOY UN CANAL PARA LAS BENDICIONES DE DIOS.

Muchas personas responden el llamado a servir a la humanidad, encuentran satisfacción enseñando o trabajando para mejorar las vidas de los demás. Yo también puedo prestar servicio, aquí donde estoy. Puedo ayudar a un vecino o participar en un programa de una escuela cercana.

Mi iglesia o el refugio de animales de mi comunidad pueden beneficiarse de mis servicios. Fijo mis metas basado en este pensamiento: Deseo contribuir al gozo de las vidas de otros y fomentar el gozo en mi corazón. Tengo presente que prestar servicio es una recompensa en sí. Doy un paso al frente y tomo mi lugar en la familia de Dios como un canal para las bendiciones divinas, dondequiera que esté y en cualquier capacidad en la que pueda servir.

Ponga cada uno al servicio de los demás el don que haya recibido.—1 Pedro 4:10