Martes, Agosto 15, 2017

Propósito
GUIADO POR EL ESPÍRITU, VIVO CON PROPÓSITO.

Un niño se disculpa por algún error diciendo: “No lo hice a propósito”: Existe una sabiduría sencilla en esa disculpa. Mi propósito es ser Espíritu en expresión. Estoy aquí para utilizar mis dones divinos y ser una presencia benéfica en la Tierra. Seg ún llevo a cabo las ocupaciones del día, tal vez mis acciones, palabras y pensamientos no est én alineados ni sean motivados por un propósito.

De ser así, allí mismo donde estoy, me detengo y respiro profundamente. Centro mi mente y mi corazón, y reafirmo mi propósito. Para fomentar mi avance, perdono a los demás y me perdono a mí mismo, haciendo enmiendas y soltando según sea necesario. Cada día mi deseo es vivir con propósito, guiado por Dios.

“También es necesario que yo anuncie en otras ciudades las buenas noticias del reino de Dios, porque para esto he sido enviado”.—Lucas 4:43